Click on the slide!

Presentación

Image taken from the movie "Shoot 'em up"

Bienvenido, bienvenida, a la página web de la Fundación Heliópolis. Un proyecto que nace con el objetivo de impulsar la democratización del Real Betis Balompié y su regeneración social. Un proyecto que en su propia denominación, "Heliópolis", evoca un origen y un destino: el hogar al que pertenecemos, el hogar al que queremos volver, el Betis de siempre que los béticos queremos recuperar. Un proyecto que puedes conocer en esta página web, que iremos enriqueciendo con tus aportaciones y sugerencias. Te damos la bienvenida, en fin, a un espacio común que queremos construir entre todos y todas, que queremos construir contigo. Gracias por tu visita.

Click on the slide!

Entrevista BW al Presidente de la Fundación (vídeo)

Image taken from the "Invaders"

Vídeo íntegro de la entrevista realizada por Betisweb a Miguel Cuellar, Presidente de la Fundación Heliópolis, en el que éste responde a las preguntas previamente realizadas por los usuarios de su foro: ¿Para qué se ha creado la Fundación Heliópolis?, ¿Por qué la Fundación Heliópolis no le ha ofertado a Lopera por sus acciones?, ¿Cuál es el plan de actuación de la FH a corto plazo?, ¿Cómo marcha el proceso contra Lopera por delito societario?, ¿Teme que el Betis pueda entrar en concurso de acreedores?...

Click on the slide!

Preguntas frecuentes

Image taken from the movie "The Kingdom"

  ¿Que es Heliópolis? ¿Quiénes lo forman? ¿Cómo surge la idea de crear la Fundación? ¿Cual es su utilidad? ¿Qué aporta que no se haya hecho ya? ¿Puede unirse cualquier bético? ¿Cuales son sus objetivos? ¿Cual es el Betis del futuro por el que trabaja Heliópolis? ¿Porqué se considera vinculada al 15J? ¿Como pretende alcanzar la "democratización" del Betis? Te damos respuesta a esas y otras preguntas.

Click on the slide!

Conócenos... y únete

Image taken from the movie "Transformers"

Consulta la lista completa de impulsores del proyecto Heliópolis. Conoce quienes forman su Patronato, Patronato de Honor y Comisión Ejecutiva. Infórmate de cómo formar parte de la Asociación Heliópolis.

Frontpage Slideshow (version 2.0.0) - Copyright © 2006-2008 by JoomlaWorks
Banner
Banner
Banner
Banner

Encuesta

¿Qué te parece la web de Heliópolis?
 

'Heliópolis'

Los impulsores y promotores de este proyecto común acordaron por unanimidad la elección del término "Heliópolis" para referirse al mismo. Un término milenario, como lo es el mismo término "Betis", que en 1929 pondría nombre a un barrio levantado de la nada. Ese barrio, el barrio de Heliópolis, y el Estadio que por siempre formaría parte del mismo, conforman algo que él beticismo siente como su hogar colectivo. El término "Heliópolis" evoca el Betis de siempre, el Betis centenario, el Betis de nuestra infancia, el Betis honesto, mágico, diferente, extraordinario, el Betis ciudad y río, historia y presente, Híspalis y Bética, verde y blanco, del pueblo y de la realeza, de los sevillanos aquí nacidos y de los de adopción, el Betis andaluz y universal, el Betis de Primera, Segunda y Tercera División, de la Champions y de Utrera, de los Campeones de Copa y de las rifas, el Betis del manquepierda, el Betis del mucho Betis. El término "Heliópolis" representa, en definitiva, un origen y un destino: el hogar al que pertenecemos, el hogar al que queremos volver.

 

Heliópolis: La ciudad milenaria

 

Heliópolis fue una de las principales ciudades del Antiguo Egipto, junto con Tebas y Menfis. Estaba situada al nordeste de la ciudad de El Cairo y se conectaba con la ribera occidental del Nilo a través de un canal. Su nombre egipcio fue Iunu que significa “Pilar", aunque también era conocida como Per-Ra (Ciudad de Ra), ya que la ciudad era la sede principal del culto a Ra, el dios solar. Con posterioridad adoptaría su versión griega para llamarse Heliópolis (Ἡλίου πόλις o Ἡλίουπόλις) o "Ciudad del Sol".

 

Su nacimiento data de antes del año 3000 a. C. y durante la dinastía II fue un importante centro astronómico. Es probable que el Templo Solar de Heliópolis fuera similar al tipo de templos solares de Abusir, construidos durante la dinastía V que, hacía el año 2400 a. C. estableció el culto a Ra como culto principal. Se han encontrado restos de la muralla y de algún templo, de los que el principal debía ser el de Amón y el de Ra. Hacia la mitad del segundo milenio antes de Cristo, la ciudad llegó a su máximo esplendor, y hacia el 1300 a. C. alcanzó su máxima extensión.

 

Heliópolis fue destruida durante la invasión persa del 525 a. C. y más tarde en el 343 a. C. Tras la fundación de Alejandría, la ciudad quedó marginada y fue despoblándose lentamente. En el siglo I a. C. era ya una ciudad prácticamente deshabitada. Dos milenios después, a principios del siglo XX, se volvieron a construir edificios sobre la zona. Con el crecimiento de El Cairo, la capital la incorporó como un barrio más de la ciudad durante la segunda mitad del siglo XX.

 

Heliópolis: Nuestro barrio

 

La “Ciudad del Sol” de la Ciudad del Betis nace de la nada, con ocasión de la Exposición Iberoamericana del año 1929. Es entonces cuando se diseña y construye una completa zona residencial, que fue conocida como los “Hotelitos del Guadalquivir”, ya que los edificios estaban diseñados para albergar a los visitantes de la Exposición del 29, conteniendo cada uno de ellos de dos a cuatro "apartamentos".

 

Al concluir la Exposición los edificios quedaron casi abandonados por encontrarse entonces alejados del centro de Sevilla y mal comunicados con el mismo. Se reformaron los edificios y pasaron a ser vendidos como chalets unifamiliares. El barrio se inaugura como tal el 3 de Junio de 1930. Los nombres de sus calles están basados principalmente en países y ciudades sudamericanas (Perú, Lima, Bolivia, Uruguay, Paraguay, Jamaica, Plaza de los Andes) y ríos españoles (Júcar, Tajo, Ebro, Duero).

 

Poco a poco se fue de nuevo poblando y a los “Hotelitos” se fueron añadiendo otras edificaciones como las llamadas “Casas Baratas", los "Pisos Municipales", los Pisos Militares y las más recientes de la Avda. Reina Mercedes y calle Monzón, configurándose así poco a poco lo que en el futuro sería la Parroquia y el Colegio Claret, posiblemente las auténticas columnas vertebrales del barrio durante mucho tiempo. Más tarde, a finales de los años ochenta y principio de los noventa surge una nueva zona de viviendas, situada entre el campo del Betis y el hotel Al Andalus.

 

La “Ciudad del Sol” nació, pues, hace 80 años como un barrio sin historia en una ciudad milenaria. Pero en sus 80 años ha construido su historia y su identidad, hasta el punto de ser un barrio con identidad propia. Historia e identidad de tradiciones orales, que nos hablan del Bar Los 48, donde hoy está la fuente, de la Charca que había desde La Palmera hasta las defensas del Guadaira, de Avelino, con su txapela y su bastón, del bar de Avelino, del cine que había junto al Avelino, del Palacio de las Pipas, del quiosco de Dolores, de la Parroquia y el Colegio Claret, del Colegio Virgen de los Ángeles y la Doctrina Cristiana, de la Academia Preuniversitaria, del Bar Uruguay, del Jamaica, de la Plaza de los Andes y la Plaza Chica, de las pandillas, de las cacerías en el Guadaira, de las chozas que había desde las huertas de la Punta del verde hasta Heliópolis, del tranvía, de los bombardeos, de las inundaciones de los años 40… todo eso y mucho más se encuentra en las historias de Heliópolis, historias que nos hablan de personas, de lugares, de vivencias y, por supuesto, de algo llamado Betis

 

Heliópolis: Nuestra casa

 

En 1928, la casa del Real Betis Balompié se situaba junto a las casa baratas del Patronato Obrero, hoy cocheras de Tussam. El entonces Presidente del Real Betis Balompié, Ignacio Sánchez Mejías, relanza un proyecto para la reforma de los terrenos: se mejora el terreno de juego, se levantan las tribunas, se construye el Frontón Betis, etc. En paralelo a estas reformas, un nuevo Estadio se levantaba en la “Ciudad del Sol”. No deja de ser curioso que 1928 fuese testigo de la construcción simultánea del nuevo Campo del Patronato, del Viejo Nervión y del recinto que acabaría convirtiéndose en nuestro templo: el Estadio de la Exposición, situado en el naciente barrio de Heliópolis y también construido con ocasión de la Exposición Iberoamericana de 1929.

 

Viajamos ahora a 1936. Un año después de proclamarse Campeón de Liga, el Betis Balompié se ve inmerso no solo en una brutal crisis económica que se salvará gracias a la implicación del beticismo, sino además en la obligación de marcharse del Patronato. Una situación que confluye con el interés del Ayuntamiento Hispalense en la marcha del club verdiblanco al infrautilizado Estadio de la Exposición. Como consecuencia, el 16 de Julio de 1936 los máximos mandatarios municipales y del club proceden a la firma del contrato de arrendamiento del recinto heliopolitano.

 

Durante tres años, el Betis Balompié sobrevive prácticamente sin jugadores, sin Secretaría... y sin terreno de juego. Habrá que esperar al 14 de Marzo de 1939 para asistir a la “reapertura del magnífico Estadio de Heliópolis”, saldada con una victoria ante el eterno rival. Allí vivirá y crecerá desde entonces un mito llamado Betis. Y allí, en el ya conocido como Estadio de Heliópolis, oficialmente denominado Estadio Municipal, el Real Betis Balompié habrá de recorrer la más dura travesía del desierto jamás vivida por un Campeón de Liga, aunque esa historia merece la pena contarse con detenimiento. Una historia de 15 años en los que el Real Betis Balompié forjará el Manquepierda, alma, mito y esencia del Real Betis Balompié… allí, en el Estadio de Heliópolis, en la Ciudad del Sol.

 

Como es sabido, en 1961 nuestra casa deja de denominarse “Estadio de Heliópolis”, en honor de D. Benito Villamarín, cuyo nombre será sustituido 39 años después por mor de la inauguración de medio estadio. Pero “Heliópolis” no desaparecerá nunca del corazón de los béticos cuando hablan de su casa, de su hogar, de la cuna del manquepierda al final de La Palmera…

 

Porque al fin y al cabo es en Heliópolis, en nuestra casa, donde hemos vivido todo lo que el Betis representa. Es en Heliópolis donde hemos construido lo que el Betis significa. Es en Heliópolis donde hemos encontrado nuestro hogar. Y, en cierta forma, cuando los béticos decimos Heliópolis evocamos al Betis auténtico, al Betis centenario, al Betis de los béticos…